En la actualidad, las organizaciones modernas se apoyan crecientemente en la Tecnología de la Información (TI), para mejorar sus procesos, incrementar las ganancias, elevar la calidad y el valor entregado a sus clientes. Las empresas cuentan con una gran variedad de software, hardware, componentes y elementos que se han implementado para ayudar a las diferentes áreas del negocio: ERP, CRM, Nómina, SOA, BI, aplicaciones móviles y otros. Alinear estos componentes es un reto fundamental de la administración y la gerencia de la organización, pero alinearlos con la estrategia de negocios es un reto aún mayor.

En términos financieros, el objetivo principal de realizar una inversión es utilizar recursos con el objetivo de alcanzar algún beneficio, bien sea económico, político, social, satisfacción personal, entre otros.